24 de febrero de 2015

Los viajes en el tiempo como elemento retrofuturista

Los viajes en el tiempo siguen siendo, a día de hoy, una utopía del hombre moderno que se plasma no sólo en la literatura de ciencia ficción sino en la propia ciencia.

viajes_tiempo_steampunk


La obra de nuestro querido Herbert George Wells, La Máquina del Tiempo (1895), ha sido, en gran medida, la culpable de crear este sueño no tan difícil de alcanzar como puede parecer en principio.

Ya que, H.G. Wells es uno de los escritores que constituyen la génesis del steampunk como movimiento literario, los viajes en el tiempo son un elemento muy importante en la configuración de la subcultura como retrofuturismo.

La Máquina del Tiempo de H.G. Wells


H.G. Wells fue un escritor adelantado de su tiempo, tanto es así, que es considerado como uno de los padres de la ciencia ficción.

A diferencia de otros autores, Wells describe toda la maquinaria plasmada en sus novelas de forma muy superficial para que el lector sea partícipe de la imaginación y el mundo creado por el escritor británico. Así, su máquina del tiempo:

 “Tiene partes de metal, cristal de roca y marfil”.

viajes_tiempo_steampunk
Prototipo en tamaño real de la máquina del tiempo de Wells

Como siempre, Wells nos sumerge en sus mundos alternativos acompañados de una fuerte crítica política y social.

Este relato de aventuras ha sido adaptado al cine, dentro de las cuales destacaré: La Máquina del Tiempo (George Pal, 1960) y La Máquina del Tiempo (Simon Wells bisnieto del autor, 2002); entre otras.

¿Es posible viajar en el tiempo?


Esta necesidad creada por la literatura de la ciencia ficción, pronto adquirió expectación por los científicos. Gracias a la obra de H.G. Wells, el tiempo comenzó a tratarse como “una cuarta dimensión”.


“Del mismo modo que para un ser de un mundo plano un objeto tridimensional haría cosas imposibles, los humanos siendo seres tridimensionales, también deberíamos hacer cosas muy extrañas ante alguien capaz de viajar en una cuarta dimensión” 
(científico anónimo)


Esta idea que puede parecer incluso absurda, ha sido analizada por científicos de renombrado nombre como Albert Einstein. En 1905, el genio presentó una teoría sobre la posibilidad de viajar en el tiempo, a través de la misma teoría que sustanció la invención de la bomba atómica, la teoría de la relatividad; ya que, en palabras del propio Einstein:

 “Todo está relacionado con la velocidad de la luz” (unos mil millones de kilómetros por hora) 

Este científico determinó que la velocidad de la luz es siempre la misma, con independencia de la velocidad en la que un cuerpo se aleje o se acerque de ella. Por ello, Albert Einstein con su teoría de la relatividad, afirma la flexibilidad del tiempo. Debido a esta característica del tiempo, sería posible viajar por el mismo.

Actualmente, el científico Ronald L. Mallet cree estar cerca de la creación de una máquina del tiempo, continuando con el trabajo de su padre.

viajes_tiempo_steampunk“En la realidad, existe un atajo hacia el futuro, pues el tiempo fluye en distintas
velocidades en distintos sitios. En el universo hay sitios en que el tiempo se frena y si uno los visitase, envejecería más lentamente en comparación con el resto de nosotros”. 

Además, el británico Stephen Hawking confirma la posibilidad de viajar a través de la cuarta dimensión (el tiempo) mediante los agujeros de gusano; definidos por el genio como:

“Pequeños túneles o atajos a través del espacio y el tiempo que se forman y desaparecen constantemente”.

Por ejemplo, en la película Interstellar (Christopher Nolan, 2014) dos astronautas viajan por un enorme agujero de gusano como atajo entre dos planetas, sin embargo, uno de ellos se ve atrapado en una cuarta dimensión, en el tiempo. 

viajes_tiempo_steampunk

Escena de la película "Interstellar", el astronauta está atrapado en el tiempo

El problema estriba en que estos agujeros negros son casi inapreciables para el hombre, miden unos mil millones de billones de una billonésima de centímetro.

No obstante, Hawking descarta la posibilidad de viajar al pasado pero establece una posibilidad para viajar hacia futuro: viajar a casi la misma velocidad de la luz.

Pero de esta teoría surge una duda básica, ¿se puede viajar a la velocidad de la luz? La respuesta es sí pero no como imaginamos, las partículas sí pueden hacerlo gracias al acelerador de partículas LHC del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) en Génova, Suiza.

Para concluir esta teoría, Stephen Hawking afirma que viajar a la velocidad de la luz sólo es posible en el espacio. Para ello sería necesario disponer de una gran nave capaz de albergar una cantidad de combustible que permita viajar a gran velocidad. Gracias a ello:
“Cuatro años después de haber despegado, la nave comenzaría a viajar en el tiempo. Por cada hora en la nave, dos pasarían en la Tierra”.

Posibles consecuencia de viajar en el tiempo


A pesar de la fidelidad física de los viajes en el tiempo, éstos serían realmente complejos de realizar debido a las paradojas que causarían.

Ejemplo: si intentamos matar a un sujeto del pasado, puesto que ha sido un sujeto que no existe en el pasado, ¿quién ha asesinado a esa persona?

Otro ejemplo más claro, en la película Regreso al Futuro (Robert Zemeckis, 1985) el joven Marty McFly (Michael J. Fox) sin querer, casi evita que sus padres se enamoren, ¿qué hubiera ocurrido si sus padres no se hubieran casado? Que él no hubiera existido y, en consecuencia, no hubiera podido viajar al pasado para conseguir que sus progenitores llegaran a amarse.

viajes_tiempo_steampunk

Escena "Regreso al Futuro"

Es lo que se denomina como “paradoja del científico loco”, vulnerando en consecuencia la regla fundamental de que las causas suceden antes de los efectos.

En sintonía con lo anterior, Leonardo Da Vinci creó bocetos de máquinas voladoras extrañamente avanzadas para su época, ¿eso significa que alguien pudo viajar en el tiempo y le dio nociones mecánicas suficientes para inspirarse? Pues no, en nuestro presente sus bocetos están difundidos por todo el mundo. Así, aunque parezca posible formar parte de la historia, lo que es imposible es alterar el pasado, un acto que puede tener consecuencias muy negativas. 

Así, si viajáramos al pasado y cambiáramos un hecho provocaríamos un efecto dominó, es decir, no sólo estaríamos eliminando de la historia ese acto sino todo aquello unido de forma directa o indirecta a él. 

Por otra parte, influir en el pasado puede dar lugar al “libre albedrío”; creando una constante inquietud e inseguridad por las consecuencias que tienen nuestros actos. Si podemos cambiar el pasado, por ejemplo, podemos evitar que nos cojan sin tener consecuencias negativas los malos actos que hemos realizado.

De esta forma, la perspectiva romántica de los viajes en el tiempo se convierte en una idea bastante oscura y compleja de llevar a cabo.

El Ministerio del Tiempo


La serie española El Ministerio del Tiempo se estrena hoy en RTVE a las 22:30. Trata precisamente de la posibilidad de viajar al pasado y las consecuencias que puede dar lugar a nuestro presente.

A través de unas puertas, los protagonistas viajarán a los grandes acontecimientos de la historia de España con el fin de evitar que ciertas personas cambien el pasado a su antojo, pues como hemos visto, el libre albedrío únicamente puede dar lugar al caos.

¿Quiénes son los protagonistas?



Los protagonistas, a través de los cuales viajaremos al pasado son:

Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda), un soldado de los Tercios de Flandes 
Amelia Folch (Aura Garrido), la primera mujer universitaria en la Barcelona de 1880.

Julián (Rodolfo Sancho), un enfermero del SAMUR de hoy en día.