16 de febrero de 2017

Entrevista a Hannibal Mora presentando "Esperanza: la maga de las estrellas y el intrépido profesor vagabundo"

Hoy quiero presentar al novelista sevillano Hannibal Mora y a su próximo trabajo Esperanza: la maga de las estrellas y el intrépido profesor vagabundo donde las aventuras con toques steampunk surcan los mares de la imaginación.

steampunk-hannibal-mora-esperanza-entrevista

Esperanza: la maga de las estrellas y el intrépido profesor vagabundo cuenta la historia de Luna, una maga que se adentrará en mundos fantásticos en búsqueda de su abuelo con la ayuda del Profesor Wells, donde las peligros no dejarán de acecharlos por doquier.

Este bohemio novelista nacido en la capital hispalense, es un gran aficionado de Doctor Who. De hecho, su pasión por esta serie la plasmó en una antología de ensayos que realizó junto a otros escritores por el 50 aniversario de este mítico personaje, llamado Timey Wimeys de la editorial Mil Monos.


steampunk-entrevista-hannibal-mora-timey-wimeys-doctor-who
Portada de la antología sobre el Doctor Who: Timey Wimeys

Así mismo, Hannibal Mora ha participado en varios concursos literarios, siendo finalista de éstos.

Sin más, seguro que después de leer la entrevista desearás que se publique Esperanza: la maga de las estrellas y el intrépido profesor vagabundo.

¡Únete a esta "valvulizante" aventura!



¿Cómo surgió la idea de transformar Esperanza: la maga de las estrellas y el intrépido profesor vagabundo en una novela steampunk?


Hannibal Mora: Para empezar, yo no diría que mi novela es 100% steampunk, en realidad  yo lo consideraría una amalgama de varios estilos en un universo muy diverso a la vez que extenso. Si te he dicho que era completamente steampunk, hice mal. Digamos que un día vi una foto de una amiga mía que fue al Mangafest caracterizada de un modo curioso que llamó toda mi atención, aunque ya había visto otras veces cosas parecidas en películas y series, como Doctor Who, mi serie favorita, una serie italojaponesa de Sherlock Holmes en la que todos eran perros, o incluso un episodio de una serie de Green Lantern cuya historia se situaba en un mundo alternativo estilo retrofuturista. Le pregunté de qué iba y me dijo que se llamaba estilo “steampunk”. Indagué sobre el tema para entenderlo mejor y llegó a fascinarme, por eso decidí darle ese ambiente a la Esperanza. Además, yo admiro a H.G. Wells, para mí es un pionero y el mejor escritor de ciencia ficción de la historia, a parte de Julio Verne, claro. Me atrevería a decir que, en parte, está escrita en su honor.

Esperanza es fruto de un regalo que querías hacerle a una amiga, ¿los personajes de esta novela de fantasía están inspirados en personajes reales?


Hannibal Mora: En efecto, en principio iba a ser sólo un cuento que le escribí a una amiga. De hecho, la idea de darle un ambiente steampunk vino después de que ella misma me hiciera una crítica para cambiarla un poco y darle un tono menos infantil. Tras aquello decidí publicarla. Y sí, los personajes están inspirados tanto en mi amiga, como en algunos otros amigos míos, a la vez que algunos conocidos y enemigos ¡jajajaja! Incluso en mí mismo, sin olvidar a mi novia. Aunque algunos personajes fueron más producto de mi invención, pero no descarto que me inspirase en alguien que conociera y que tal vez ahora no recuerde. 

Los personajes están inspirados tanto en mi amiga, como en algunos otros amigos míos, a la vez que algunos conocidos y enemigos

Los que me inspiraron ni siquiera se parecen del todo a esas personas, sencillamente decidí explotar un poco lo mejor de cada uno de ellos y exponerlo un poco más, claro que también exageré un poco sus defectos y cualidades, para hacerlos un poco más entrañables y divertidos. 

Los personajes de esta novela están inspiradas en personas de tu entorno. Pero ¿y la historia en sí, también está basada en historias reales: amores y desamores, amistad, etc.?



Hannibal Mora: Sí y no. Tal vez los amores y desamores de algunos de mis amigos, incluso en lo que siento hacia mi amada novia y supermejor amiga Lita, cuya abnegación y cariño me han servido de inspiración para un personaje más tardío. Pero amistad, sí, desde luego. La muerte de mi abuelo fue un golpe terrible que me afectó bastante y, aunque ya había escrito Esperanza estando él vivo, decidí incluirle cuando murió. Un modo de recordarle y mantenerle vivo, supongo.

Teniendo en cuenta que el mundo en el que se desarrolla la novela es un mundo de fantasía, ¿en qué tipo de mundos, criaturas y estética podrá adentrarse el lector?


Hannibal Mora: Digamos que se trata de un universo bastante amplio en el que todo es posible, tanto bueno como malo. Los mundos que aparecen son bastante variados y diversos: imperios, mundos contemporáneos y superficiales (como éste, más o menos), antiguos regímenes resucitados, mundos en los que domina la magia o la ciencia, ciudades o pueblos en los que la única ley es la de algún dios (si no la de Dios), reinos submarinos habitados por sirenas, ciudades con tecnología y ambiente retrofuturista… Las criaturas también son variadas, tanto humanas como alienígenas, mágicas o que sencillamente lo parecen, incluso hay vampiros salvajes. Y la estética también es muy variada, basada en estilos que conozco y algunos nuevos, por supuesto la estética neovictoriana está presente todo el tiempo.

¿En qué aventuras se enredarán Luna y sus amigos?, ¿qué villanos intentarán cruzarse en su camino?


Hannibal Mora: Bueno, yo más bien diría “la tripulación de la Esperanza” o “Luna, Wells y los demás”, el intrépido Profesor Wells es el coprotagonista, a fin de cuentas. Las aventuras, por supuesto, serán tan trepidantes como peligrosas, el objetivo principal de Luna será el de encontrar a su querido abuelo con la ayuda del Profesor Wells. Se encontrarán con toda clase de personajes y villanos: indígenas parecidos a los Mayas, remedos de religión, políticos corruptos, monarcas tiranos, piratas espaciales como los Kannix y los Ultras, magos enloquecidos, entidades místicas, peligros cósmicos inesperados…

A este escritor, Hannibal Mora le gusta “camuflar” tras sus trabajos alguna que otra reflexión, como por ejemplo, en su ensayo sobre el Doctor Who estableció que se podía aprender de la serie a nivel moral y filosófico. En Esperanza, ¿qué críticas y reflexiones destacarías?


Hannibal Mora: Muchas críticas y reflexiones hago, algunas no las diré porque quiero que las desentrañe el propio lector, pero puedo decir que hago una clara crítica a la trayectoria de la sociedad tal y como la conocemos hoy en día, si es que podemos llamarla “sociedad” porque a veces parece que confundimos ese término con “uniformidad”, pues tratan de imponernos unas “normas” que quien no las cumple es automáticamente repudiado y apartado del resto sólo por ser diferente. Hay distintas ideologías, religiones, culturas y políticas, cada uno elige ir hacia el entorno donde se sienta más feliz sin discriminación alguna. Lo cierto es que me atrevería a decir que la vida, en sí misma, no es dura, sino que la hacen así los que se creen que están por encima de los demás. A fin de cuentas, durante siglos el más fuerte siempre ha abusado del más débil ¿por qué? Nada más sencillo, es un cobarde que no se atreve a enfrentarse a alguien de su tamaño, y si lo hace emplea armas. El mayor problema que tenemos los humanos podría ser que no queremos comprendernos mutuamente, sino criticarnos y pelearnos en vez de hacer lo que debimos hacer desde el principio: sentarnos a hablar (sin insultos ni comentarios descalificativos). Y otro problema podría ser la soberbia de muchos y el ansia de poder y riqueza, claro está. 

Pero si de algo podemos estar seguros es que, allá donde haya gente abusiva, siempre habrá quien se oponga a la opresión. Cuando Hitler inició el conflicto, Inglaterra fue la primera en plantarle cara, con Winston Churchill como Primer Ministro. Cuando Al Capone campaba a sus anchas en Chicago, Eliot Ness y sus intocables estuvieron ahí para detenerle. Cuando había esclavitud en América, Abraham Lincoln hizo lo posible por suprimirla. Lo ideal sería no dejar que las cosas pasen, mejor oponerse y decir que NO ante la injusticia. Cada uno elige su propio camino y nadie debería dejar que otros se lo tracen. También está el problema de confundir el miedo con el respeto, como por ejemplo ese hombre rico al que muchos “admiran” por su poder y que podría hacer destacar a alguien en la vida o, con la misma facilidad, destruirle y negarle toda posibilidad. Al menos, así es como yo lo veo. Pero si hay algo que quiero hacer patente en mi novela es que la magia más poderosa (y tal vez la única) que existe, sin duda es la imaginación, ya que sin ella nada de lo que hoy conocemos hubiera sido posible. Lo importante es no perder la esperanza.

 La magia más poderosa (y tal vez la única) que existe, sin duda es la imaginación.


En Esperanza aparece un descendiente lejano del Presidente de España, Mariano Rajoy, si pudieras hablar con él, ¿qué le dirías?


Hannibal Mora: Ya le digo todo lo que pienso de él por twitter. Pero si me lo encontrara alguna vez sabría perfectamente qué decirle. En todo caso, me apenan aquellas personas que llegan a lo más alto y se olvidan de los que están ahí abajo.

Como hemos visto, tras las aventuras de la maga Luna y sus compañeros de viaje, hay una fuerte crítica a la política y a la sociedad actual; ¿qué cosas deberían cambiar para llegar a un mundo utópicamente igualitario?, si es que es posible…


Hannibal Mora: Como ya dije antes, lo fundamental sería tratar de comprendernos y respetarnos mutuamente. Antes mencioné a Herbert George Wells, es mi escritor favorito porque leí sobre su vida. Aunque podía parecer ingenuo, era un hombre adelantado a su tiempo, era un izquierdista convencido de que el socialismo era el camino inevitable hacia una utopía social. Soñaba con un futuro en el que la especie humana mejoraría gracias a la ciencia y a la educación. Por supuesto, apoyaba la idea de la liberación de la mujer, lo demostró en su novela Anna Veronica. Yo creo en esa utopía, tal vez yo no viva para verla, pero puedo aportar mi granito de arena para ayudar a hacerla posible. Lo que hoy hacemos puede servir de inspiración para los niños, ellos son los que pueden cambiar el curso de la historia. En la serie Doctor Who, vemos cómo el Doctor viaja de época en época con su maravillosa e imposible TARDIS encontrándose con lo mejor y lo peor de la humanidad, y aunque muchas veces termina decepcionado no pierde la fe en los humanos, porque sabe en lo que nos vamos a convertir y el potencial que tenemos, tanto creativo como destructivo. Por supuesto, Doctor Who es sólo una serie de ciencia ficción para entretener, pero también puede inspirar. 

Tal vez, otra cosa que debería hacerse para cambiar el mundo, es explicarles a los niños porque tienen que aprender historia, pues la solución es muy simple. Yo mismo les he planteado a muchos niños tan inteligentes como curiosos la misma pregunta, la mayoría de las veces respondieron que para tener cultura, esa es una parte, pero yo les pregunté “¿Cómo aprendemos?” y la respuesta es equivocándonos, pues bien, la historia de la humanidad está marcada tanto por nuestros errores como por nuestros logros. Los errores podrían ser las guerras que hemos vivido y los desacuerdos políticos, pero también hay que tener en cuenta los logros, que han sido los acuerdos políticos, la descolonización, los avances médicos y científicos… El conocimiento es poder y, como tal, sería más que imprescindible saber cómo usarlo. El conocimiento, la comprensión, la tolerancia, la justicia y el amor pueden valer mucho más que las cosas materiales que el dinero puede comprar, pues ni siquiera están a la venta y eso es lo mejor de todo. Si la lealtad y el amor tuvieran un precio, no serían tales cosas, sino mero interés y codicia. Mientras existan cosas que nos hacen humanos y que no vemos pero sentimos como el amor, la amistad y la confianza habrá esperanza. Y eso es precisamente a lo que invito al lector, a que él mismo explore más allá del significado de la palabra “esperanza”. Y saber por qué el barco del Profesor Wells se llama así.

Una vez que publiques esta historia, ¿has pensado en hacer una segunda parte o tal vez, una saga?


Hannibal Mora: Estoy trabajando en la segunda parte, que será el desenlace de la historia y se titulará Esperanza: la gata perdida y el imperio fascista. No puedo decir más acerca de ella. Por ahora, no estoy interesado en continuar las aventuras a bordo de la Esperanza. Eso sí, no lo descarto. Dependerá de mi imaginación, de las ideas que me surjan… Soy bohemio y no me gustan las presiones, prefiero vivir el momento y seguir caminando. Para mí escribir es como marcar la diferencia, pues la cultura es un bien poco aprovechado actualmente y, en parte, la culpa podría ser no sólo de los políticos que suben el IVA cultural, sino de programas de cotilleos como Sálvame, realitys como Gran Hermano


¿Tienes pensado publicar o trabajar de nuevo sobre el género steampunk?


Hannibal Mora: Por el momento, tampoco lo tengo pensado. Pero como ya he dicho, dependerá de las ideas que me vengan. Aunque, tal vez debería confesar que hace tiempo me vino una idea a la cabeza. Una serie de animación ambientada en Sevilla durante el siglo XIX con algunas ucronías.

A parte de escribir novelas, ensayos de fantasía, … ¿realizas alguna actividad relacionada con tus obras o con el mundo steampunk? (colaborar en eventos, conferencias, etc.)


Hannibal Mora: Como ya dije anteriormente, Señorita Van Lis, soy una especie de bohemio chiflado jejeje Cualquier cosa que haga, vea, lea, huela, oiga o viva puede estar relacionado con mi trabajo, porque todo me sirve, hasta la más mínima minucia. Eso sí, me gusta vestir al estilo neovictoriano, aunque a algunos les dé la impresión de que voy disfrazado (que no voy disfrazado, es mi ropa)…Donde haya uno con corbata mirando su teléfono móvil, ahí estoy yo con una pajarita pintoresca mirando mi reloj de bolsillo y explorando mi entorno (eso sí, yo también miro el whatssap, soy normal jejeje). Y sí, en ocasiones participo en eventos dedicados al tema, posiblemente con objeto de entender mejor el género del steampunk o conocer a otras personas. Todavía no formo parte de ningún grupo, más que nada porque me gusta ir por libre… 

steampunk-hannibal-mora-esperanza-entrevista

En la fotografía: Hannibal Mora, un escritor bohemio sin complejos