13 de agosto de 2020

Entrevista a Cosmonauta. Cuentos Retrofuturistas y Fantásticos


entrevista-cosmonauta-steampunk


Hoy tengo el placer de presentaros al escritor boliviano Hugo Orlando Revollo Romero, autor de Cosmonauta. Cuentos Retrofuturistas y Fantásticos un recopilatorio de cuentos que derrochan una gran imaginación.


¿Te atreves a descubrir sus historias? Lee este artículo y descubre estos mundos retrofuturistas.


Antes de comenzar con el artículo, me gustaría dar públicamente las gracias al autor, H.G. por haber depositado su confianza en mí para difundir esta obra, a pesar de los dos años de pausa que sufrió este blog y haber transcurrido bastante tiempo desde la última vez que realicé una entrevista. Gracias.


Descubriendo los cuentos de Cosmonauta


Este trabajo se presenta como una amalgama de historias tanto retrofuturistas como de fantasía, las cuales entrañan reflexiones profundas sobre la moral y la sociedad.

Así podremos descubrir desde un glotón gnomo a un gato mecánico que a pesar de su frío cuerpo fue capaz de proporcionar calidez a las vidas de un padre viudo y su hijo.

Los cuentos son muy diversos entre sí, no sólo desde la temáticas que abarcan sino desde los sentimientos que evocan cada uno de ellos. Bolivia, país de origen del autor, se presenta en cada uno de ellos como escenario principal aunque teniendo presente siempre el carácter retrofuturista y fantástico que Hugo Orlando quiere plasmar.


cosmonauta-cuentos-hg
Portada de Cosmonauta. Cuentos retrofuturistas y fantásticos. Edición digital


Los distintos retrofuturismos, ya sean steampunk o dieselpunk (entre otros), se plasman de una forma sutil pero palpable en breves descripciones que incitan al lector a sumergirse de lleno en la acción. De esta forma, puede afirmarse que no se tratan de cuentos con escenas extensamente detalladas que puedan cansarnos con descripciones capciosas, al contrario, son historias breves de rápida lectura. Pero, ¿qué elementos retrofuturistas y fantásticos aparecen en los cuentos? Tan distintos como los propios cuentos. Desde rocas flotantes, pasando por un simpático gnomo, hasta batallas en dirigibles.

Conociendo a Hugo Orlando Revollo Romero


El autor de Cosmonauta. Cuentos Retrofuturistas y Fantásticos, nació en Potosí (Bolivia) en marzo de 1983.

hugo-orlando-revollo-romero-entrevista-retrofuturista
Retrato de Hugo Orlando Revollo Romero (H.G.) autor de "Cosmonauta. Cuentos retrofuturistas y fantásticos"

A pesar de su vocación de escritor de fantasía desde su más tierna niñez, Hugo ejerce la abogacía. No obstante, nunca abandonó su pasión por plasmar otros mundos y presentarlos sobre el papel. En el año 2014, publicó su primer libro: Cuentos para ser leídos a las tres de la mañana


entrevista-hugo-revollo
Portada de "Cuentos para ser leídos a las tres de la mañana" de HG


Al año siguiente, uno de sus relatos se incluyó como autor representante de su país natal en la antología latinoamericana: Peces con alas. Antología sin fronteras, Ed. Croupier, Buenos Aires (Argentina)

En noviembre de 2018, la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia le condecoró con la medalla "Vale un Potosí".

entrevista-cosmonauta-steampunk
Medalla "Vales un Potosí" entregada al autor por la Asamblea de los Diputados


De charla con el autor: Hugo Orlando Revollo Romero (H.G.)


¿Cuál ha sido para usted la experiencia de escribir los diferentes relatos que componen Cosmonauta. Cuentos Retrofuturistas y Fantásticos


H.G.: Fue muy gratificante. En un principio los cuentos los escribí para mí, me cuento historias que me gustaría leer en un libro. Todo marchó bien, y los tuve en pocos días (cosa rara que no me ha vuelto pasar). La dificultad vino después, a la hora de la corrección; pasó mucho tiempo desde que escribí mi primer libro: Cuentos para ser leídos a las tres de la mañana, y otro tanto entre la escritura y la corrección. Me sentía oxidado y me costó mucho volver a poner en marcha esa maquinaria. El resultado final fue una mezcla entre progreso y maduración en mi trabajo. Y a diferencia de la mayoría de los cuentos de mi primer libro, en Cosmonauta pude decir algo…  

Los cuentos se desarrollan en su país, ¿se ha inspirado en alguna leyenda o mitología tradicional de Bolivia a la hora de crear las diversas historias? 


H.G.: Sí, en algunos de ellos. Mezcladas con otras figuras o influencias, las leyendas y mitologías ayudaron a construir los cuentos. Por ejemplo; me contaron que en algún lugar remoto, de mi región, existe un cerro o montaña, del cual, una vez al año, sus piedras se elevan y se pierden en el cielo; además, en las leyendas de los pueblos originarios de mi país, abundan los cerros sagrados. Entonces se me vino a la mente Laputa, la isla voladora de Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift, la película El castillo en el cielo, del Studio Ghuibli, Viaje al centro de la tierra, de Julio Verne, en especial su adaptación al cine, del año 1959; dirigida por Henry Levin, donde el protagonista, Oliver Lindenbrook (James Mason) está obsesionado con los descubrimientos científicos. De esta forma nació Las piedras voladoras, el primer cuento del libro. Ahora, en mi región, Potosí, en un pueblo llamado San Vicente, murieron en un tiroteo legendario, los famosos pistoleros estadounidenses Butch Cassidy y Sundance Kid, aunque existen otras teorías sobre sus muertes, es la más aceptada y probable, por la cantidad de evidencias al respecto. Por eso decidí darle al cuento un aire de western.

"en algún lugar remoto, de mi región, existe un cerro o montaña, del cual, una vez al año, sus piedras se elevan y se pierden en el cielo"

En dos cuentos del libro, el protagonista es un gnomo llamado Leonel, que al igual que Hemingway, le gusta disfrutar de los pequeños grandes detalles de la vida: la comida y la bebida. Por aquí tenemos muchas leyendas sobre gnomos (pero los conocemos con otros nombres), duendes y otros seres maravillosos…  

¿Algún protagonista o personaje de los relatos del Cosmonauta es un reflejo de usted o de alguien de su entorno?


H.G.: Ninguno de ellos es un reflejo mío; completo quiero decir. Algunos reflejan algo, sentimientos, emociones, actitudes o deseos. ¿En qué medida?, no lo sopesé hasta ahora, dado que en el cuento es más importante el suceso que el personaje… 

Entonces algunos son el resultado de una mezcla, de algo de gente de mi entorno, alguien externo o grupo social, y yo, claro. 

Mejor, podría identificarme o congeniar con las actitudes de algunos, el entusiasmo de Felix Palma, en Las Piedras voladoras, el amor del padre de Adam, en el cuento Gato o la frustración del cajero de un banco en Una batalla en el Pacífico (por cierto, siempre trato que en mis libros esté, por lo menos, un cuento onírico, después de todo nos pasamos la mitad de la vida durmiendo y soñando). 

"siempre trato que en mis libros esté, por lo menos, un cuento onírico, después de todo nos pasamos la mitad de la vida durmiendo y soñando"

El más independiente o único, de todos mis personajes, es el Jesús (niño) de Y partió el pan, seguro es resultado de mi gusto por las novelas de temática bíblica como Ben-Hur, de Lewis Wallace o El Mesías: El niño judío, de Anne Rice (su obra maestra). Siempre quise escribir algo relacionado con esa temática. Y de hecho, todos los cuentos son un resumen y cada uno una muestra, de todo lo que me gusta de la literatura.  

retrofuturista-cosmonauta
Portada de la edición impresa de "Cosmonauta. Cuentos retrofuturistas y fantásticos"

A este escritor, Hugo Orlando le gusta “camuflar” tras sus trabajos alguna que otra reflexión, ¿qué críticas y reflexiones destacaría de este recopilatorio de cuentos?


H.G.: Con que el lector pase un buen momento leyendo alguno de mis cuentos estoy satisfecho. Desde ya es muy complicado atraparlo y lograr que lea tu obra. Pero; hay ocasiones al momento de escribir, cuando la trama o el personaje, te permiten mostrar o decir algo…

En Gato, uno de los personajes está hablando, en la calle, con otro sobre política (si es que la política te permite solo hablar), no se da cuenta de que su hijo pequeño se ha alejado de él y está a punto de morir atropellado por un tranvía. Es una pequeña parte, pero sirve para mostrar el grado de fanatismo al que nos lleva la política, un fanatismo que puede hacer que desdeñemos y perdamos de vista las cosas importantes de la vida. 

En la mayoría de los cuentos, escritos de forma consciente o inconsciente, hay alguna reflexión o crítica camuflada, como dices. Pero escribí La peste negra y los niños, solo con la intención de recrear una anécdota horrorosa, causada por el miedo, el egoísmo y la ignorancia. Si bien siento que los niños son los seres más indefensos, incapaces de cambiar su fortuna, están a merced de los adultos (grandes y fuertes), ante quienes solo les queda llorar (si es que no les tapan la boca antes); lo hice pensando en una época pasada, casi de leyenda, fábula y cuento, que es como vemos a la historia que está más atrás de lo que vivieron nuestros abuelos. Jamás se me cruzó por la mente que volveríamos a vivir algo parecido y que nos comportaríamos de forma no tan diferente. Pero ahí están la pandemia y la falta de papel higiénico.         

Como hemos visto, tras estas aventuras retrofuturistas y fantásticas, hay una fuerte crítica a los valores humanos y a la sociedad; ¿qué cosas deberían cambiar para llegar a un mundo utópicamente igualitario? Si es que es posible…


H.G.: Dudo que lleguemos a eso; pero podemos acercarnos. A menudo digo que me gustaría vivir lo suficiente para ver el contacto del ser humano con los extraterrestres. Eso trastocaría de forma profunda los falsos conceptos de nacionalidad que tenemos. Sería muy difícil mirarnos como asiáticos, europeos o latinoamericanos, al entrar en juego o competencia otra especie inteligente. Eso nos obligaría a vernos como lo que somos, solo seres humanos.  

"A menudo digo que me gustaría vivir lo suficiente para ver el contacto del ser humano con los extraterrestres (...) Eso nos obligaría a vernos como lo que somos, solo seres humanos"

El último cuento, se llama Cosmonauta, ¿tiene pensado publicar una novela sobre éste?


H.G.: Era la idea. De hecho tengo varios capítulos escritos y el protagonista me gusta. Pero está parada, oculta en algún lugar entre mi mente y el bolígrafo. Cuando dejas descuidado por mucho tiempo algún proyecto, puede que se te escape la pasión. Y eso es lo que me ha pasado con esa novela. Además, cuando quiero emprender alguna novela, el cuentista que está en mí sale encabronado, patea y pisa el papel en donde la escribo.      

retrofuturistas-cosmonauta

Sin embargo el futuro es incierto, puede que el cuentista algún día se distraiga o yo pueda burlarlo (hay novelas cuyos capítulos son cuentos hechos y derechos). Y por otro lado, tal vez pueda atrapar de nuevo a la pasión. 


¿Dónde puedo conseguir un ejemplar de Cosmonauta. Cuentos retrofuturistas y fantásticos?


¡Es muy fácil! Haz clic en los siguientes enlaces y podrás comprar esta obra en formato Kindle:



Si te ha gustado la entrevista, compártela y dale a "me gusta"
¡Ayúdame a difundir la cultura steampunk!